Traducción precisa: más importante de lo que crees

Traducir no es un trabajo cualquiera. Los traductores automáticos en línea son baratos y rápidos pero no siempre tienen la mejor calidad, por eso es importante tener un control de calidad y contratar expertos. Conoce más sobre cómo tener una traducción precisa aquí.

En nuestra actualidad es cada vez más importante manejar más de un idioma. Lo mismo ocurre en nuestros sitios web, tendrán mucho mayor alcance si el contenido se traduce a otro idioma. De esta forma más personas podrán acceder a él. Sin embargo, este trabajo puede ser duro. Hacer una traducción precisa no es un trabajo que pueda hacer cualquiera que sepa una segunda lengua o que pueda hacer 100% de forma acertada un programa de inteligencia artificial. Entonces, ¿cómo se consigue una buena traducción? ¿Cómo podemos medir la calidad de una traducción? Aquí te daremos algunos puntos para que revises cuando estés traduciendo tus contenidos.

¿Por qué es difícil hacer una traducción precisa?

Persona escribiendo en un pizarrón en diferentes idiomas para representar la importancia de la traducción precisa

Un idioma es todo un universo. No se trata sólo de una forma de comunicar que tiene otros sonidos, sino de todo un sistema cargado de significados distintos. Un idioma contiene toda una cultura. No es suficiente saber las reglas ortográficas y gramaticales si no se entiende el contexto y es justo este el problema por el cual conseguir una traducción precisa no es fácil.

Veamos un ejemplo: en francés para decir “te extraño”, se dice: “tu me manques”, quiere decir literalmente: “tú me haces falta”. Es una expresión muy linda, aunque usualmente causa problemas entre quienes están aprendiendo el idioma. ¿Por qué? Para muchos hacer la traducción directa a su lengua materna deja en duda quién le hace falta a quién o en general la expresión no tiene sentido. Sucede lo mismo con palabras que sólo existen en cierto idioma como en portugués “saudade” que se acerca en significado a la “nostalgia” pero que tiene un sentido mucho más melancólico. Una traducción precisa de “saudade” requiere mucha más fineza para escoger las palabras adecuadas.

Tener una comprensión profunda de un idioma te hace notar todas las minucias en significado. Practicar un idioma, escribirlo, leerlo, escucharlo, hablarlo en conversación con otras personas, es lo que te hace entender enteramente el sentido. Sin embargo, este grado de comprensión no es sencillo. Es algo que hacemos con nuestra lengua materna porque estamos rodeados de ese idioma, es el que se habla en casa o en nuestro país, todo está en ese idioma. Cuando aprendemos un segundo idioma, debemos hacer un esfuerzo extra para conseguir ese nivel de práctica.

Claro que hay personas que aprenden una segunda lengua desde niños y eso les ayuda a tener mucha más práctica que alguien que lo aprende siendo ya mayor. Como explica este artículo: ¿Por qué es tan difícil aprender un idioma de adulto? Casi siempre es más difícil para los adultos aprender la totalidad de un idioma. Sin embargo, ni quien aprende una lengua siendo niño tiene por qué ser un experto en la gramática, sintaxis y ortografía del idioma. Lo mismo sucede con nuestra lengua materna.

¿Quién está al tanto de cada regla de su propio idioma? Casi nadie. ¿Cuántas personas conoces que toda su vida han hablado una lengua y siguen cometiendo errores de ortografía al escribir? Es más, ¿cuántas personas conoces que incluso al hablar no son los más diestros con las palabras? Ser un experto en un idioma no es una condición casual. Se requieren años de práctica y estudio. Por eso hay personas dedicadas al estudio de la lengua y personas que en específico se preparan académicamente como traductores y son ellos quienes consiguen hacer la traducción más precisa.

Traductores automáticos vs. Traductores humanos

Letras revueltas para representar los problemas de una traducción precisa

¿Son realmente necesarios los traductores? Ya existe una infinidad de programas en línea que traducen textos completos. Ese milagro de la inteligencia artificial es una muestra del progreso humano. Y más allá de ello, cada vez hay más máquinas que entienden nuestro lenguaje. Pensemos en Sophia, la robot que en 2016 nos demostró a todos que podía sostener una conversación. Aquí puedes ver el primer despertar de Sophia y cómo desde el principio comienza a hablar. O de manera más coloquial, en Alexa de Amazon Echo o en Siri de iPhone y todo lo que pueden hacer por nosotros.

Sin embargo, aunque estos son grandes prodigios tecnológicos no dejan de tener sus fallas. ¿Cuántas veces Alexa no comprende si le intentas pedir una canción en un idioma en el que no está configurada? Aunque la tecnología se mueve muy rápido y a pasos agigantados, nuestras formas humanas de comunicación tienen variables que todavía no se han conseguido transferir a algoritmos y códigos.

Cuando usamos un programa de inteligencia artificial para hacer una traducción difícilmente conseguiremos una traducción precisa. Estas son algunas de las fallas que puede presentar una traducción hecha únicamente con un traductor automático en línea:

  • Cambios en el sentido: puede ser que al pasar de un idioma a otro el traductor no comprenda el contexto y cambie el sentido. Esto pasa seguido con las expresiones. Por ejemplo si traducimos palabra por palabra: "hold your horses" al español, diremos: "agarra tus caballos" en lugar de "cálmate".
  • Cambios involuntarios: además de cambiar el sentido, pueden ocurrir otros cambios que no deseas. Por ejemplo: nombres propios. Supongamos que tienes un negocio llamado “Sugar Home” y al traducir un texto que lo menciona con un traductor automático también cambia el nombre por “Hogar de Azúcar”. Este tipo de errores son comunes y evitan que tu traducción sea precisa.
  • Baja calidad: en general, los traductores automáticos entregan textos de baja calidad. Los cambios en el sentido o involuntarios disminuyen la calidad de la traducción. La suma de este tipo de errores afecta directamente en el producto final, que definitivamente no será una traducción precisa.

Por el contrario, hay bastantes beneficios en contratar un traductor profesional. Estos son algunos de ellos:

  • Sabe redactar: además de conocer el idioma, es una persona que sabe escribir. Esto quiere decir que va a mejorar tus textos y va a mantener un estilo que le dé mucha calidad a la traducción.
  • Revisiones: además de aportar una buena redacción, tu traducción recibirá más de una revisión. Al pasar por más revisiones vas a conseguir una traducción más precisa.
  • Adapta el mensaje: como el traductor es un experto en el idioma no sufrirás de los cambios involuntarios o de sentido como con el traductor automático. Este es el punto principal que te va a dar una traducción precisa.

Aunque los traductores automáticos son rápidos y baratos no siempre pueden traducirlo todo. Pueden sacarte de algún apuro rápido, pero no de traducir completamente tu sitio web. Por eso es importante que siempre tengas una mirada humana que te ayude para lograr una traducción precisa.

¿Cómo medir la calidad de una traducción?

Globo terráqueo para representar las diferentes lenguas del mundo.

Cuando contratas un trabajo de traducción querrás saber que estás contratando a los mejores. Para eso es importante saber qué buscar en una traducción para saber que es precisa. Estos son algunos de los puntos que puedes tener en cuenta cuando estés contratando un traductor:

  • La traducción mantiene el mismo mensaje que el texto original. Evidentemente una traducción debe de conservar sentido original, este es el principal propósito de la traducción, y transmitir un mensaje de un idioma a otro.
  • No omite, agrega ni cambia ninguna de las ideas del texto original. Esto está relacionado con el punto anterior. Cuando se conserva un mensaje se mantiene la totalidad del texto y no se le añade nada.
  • La traducción conserva el mismo estilo y tono. Un texto debe de tener en mente su audiencia meta. Por eso se elije un tono, para aludir a ellos y por ello se debe de mantener en la traducción.
  • Tiene buena ortografía, gramática y sintaxis. Por supuesto, alguien que maneja un idioma como un experto, siempre tiene cuidado de no cometer errores de este tipo.
  • Se conservan los nombres propios, números y fechas. Como mencionábamos antes, los traductores automáticos a veces traducen este tipo de cosas de manera literal y se cambia el sentido del texto.

Si una traducción cumple con todo esto puedes estar seguro de contar una traducción precisa.

Conclusiones

Cuaderno abierto con texto y un diccionario por un lado para representar una traducción precisa

Una traducción precisa no es fácil de conseguir. Los traductores automáticos en línea son rápidos y gratuitos, pero no siempre entienden la totalidad del sentido de un texto, por lo que sus traducciones son de baja calidad. Contratar a una persona experta en el idioma para traducir y revisar tus textos es lo que te va a garantizar una traducción precisa. Para asegurarte de que se trata de una traducción de calidad puedes revisar que en la traducción se conserve el mensaje, nombres propios y fechas así como el estilo y el tono del texto original, además de tener una ortografía, gramática y sintaxis impecable.

¿Alguna vez has tenido problemas por usar un traductor en línea? Cuéntanos en los comentarios.

Si te gustó, sigue leyendo:

Compartir:

Más Articulos

Mandanos un mensaje